¿ES LA STEVIA UN FRAUDE? » Precauciones y beneficios

¿Puede ser un fraude? La stevia para muchos es considerado el edulcorante natural más importante que hay en el mundo, su origen está en Paraguay y desde que se conoce sobre sus beneficios y propiedades se ha propagado su consumo y siembra por muchas partes del mundo.

Este crecimiento sin duda se debe a que cada consumidor hoy en día está preocupado por su salud y alimentación, lo cual ha desatado una tendencia de buscar en los anaqueles de los supermercados los productos que sean muy sanos y sobre todo naturales.

No podemos olvidar que además de su sabor dulce y el remplazo que puede significar del azúcar, esta planta ayuda a regular la presión arterial, además de tener un poder vasodilatador en nuestro cuerpo logrando regular también los latidos del corazón.

Pero no todo es tan bonito como no los pintan, algunos autores han dedicado parte de su tiempo a tratar de demostrar que algunos de estos productos derivados de la hoja natural, en algunos casos puede ser todo un fraude.

evitar un fraude con la stevia

¿Cómo evitar un fraude con la stevia?

Para evitar cualquier tipo de fraude en el consumo de este producto debemos revisar con detenimiento la etiqueta que traen, sobre todo porque existe una diversidad de fabricantes que acostumbran colocar en la composición otros ingredientes que alteran el resultado final que se persigue.

El consumidor normalmente es engañado porque al ver unas letras grandes en el empaque del producto indicando que es stevia natural, no se percata de esos otros compuestos que contiene.

Otra información que muchas veces no tiene el consumidor es que cuando se fabrican estos productos secundarios, normalmente es necesaria la desecación de la planta, por lo tanto no llega tan natural como se piensa al mercado, perdiendo muchas de sus propiedades y principios activos.

Es decir que a pesar de ofrecérnoslo como un producto 100% natural para lograr este producto que consumimos es imprescindible que intervengan en su fabricación una diversidad de productos químicos.

Otro punto que nos hace dudar de la naturalidad de este producto es la recomendación de su dosis diaria, la recomendación es ingerir unos 4 mg por cada kg de peso corporal, si esto lo comparamos por ejemplo con el aspartamo, que es de 40 mg por cada kilo, notamos que existe una gran diferencia y pareciera entonces que consumir la stevia no es tan sano como lo promocionan.

La stevia que compramos en el mercado

la stevia en el mercado

Algo que debemos tomar en cuenta es que el producto procesado que compramos en el mercado realmente es glucósido de esteviol y no stevia natural, dejando claro que el consumo de la planta natural es decir “Stevia Rebaudiana” es buena, el problema se presenta cuando abusamos del edulcorante que resulta del procesamiento de esta.

Otro aspecto importante que nos demuestra que este producto está muy lejos de ser natural, es que si reconocemos que la stevia endulza unas 300 veces más que el azúcar, no podemos entender porque en su presentación en sobres se incluye tanto contenido del producto. Esto nos indica que las empresas que fabrican este edulcorante realmente es muy bajo el porcentaje de stevia que incluyen, caso contrario resultaría insoportable su consumo.

Tomar conciencia de lo que compramos

Debemos estar conscientes que la próxima vez que consumas un producto que dice contener stevia natural, realmente lo que tiene es un 1% de la propia stevia y un 99% de un componente denominado Eritritol, el cual y sin entrar mucho en detalle se trata de un edulcorante que tiene una reputación poco aceptable por su modificación genética.

Al final debemos reconocer todas las propiedades y beneficios que da la Stevia, siempre y cuando sea su hoja natural, el gran problema lo presentan los productos derivados, algunos especialistas recomiendan verificar bien las etiquetas de dichos productos y en el caso de presentar Eritritol descartar su compra.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…